dejar de fumar en valencia
 
 
 
 
La Sesión de Hipnosis

El cliente que llega a una sesión de hipnosis ya tiene en mente un resultado que quiere lograr. Tiene en su mente ciertas expectativas y seguramente tiene la idea de que el hipnotizador hará lo necesario para que se cumplan esas expectativas.

Al mismo tiempo, es muy común que los clientes no tengan una adecuada información acerca de qué es la hipnosis, cuáles son sus aplicaciones y cuáles son sus excelentes posibilidades de éxito.

Entonces, se hace necesario que como primer paso, el hipnoterapeuta le suministre a su cliente toda la información que este necesita acerca de la hipnosis y sus beneficios.

Por ejemplo, el cliente debe saber que durante un trance hipnótico se logra una gran concentración, a la vez que un estado de relajación que podría ser en algunos casos bastante profundo. Y algo muy importante es comunicarle al cliente que sólo puede ser hipnotizado si voluntariamente ha decidido hacerlo.

En toda sesión de hipnosis, es el cliente quien controla el resultado. El hipnotizador es una persona que tiene un repertorio de habilidades que ayudarán al cliente a lograr (en un plazo relativamente corto) esos resultados que se ha propuesto alcanzar.

Toda consulta con hipnosis tiene las siguientes etapas:

El cliente llega y plantea la situación que quiere resolver.
El hipnotizador le explica (si es la primera vez) qué es la hipnosis, sus grandes beneficios, la mecánica de trabajo y responde a las interrogantes del cliente. De esta manera ese cliente logra un estado de tranquilidad y confianza en que si va a lograr resultados.
A continuación viene la inducción hipnótica como tal, que a grandes rasgos se compone de estos pasos: la inducción, la profundización del trance, las sugestiones terapéuticas apropiadas y la salida del trance.
La conversación post-inducción.

Una pregunta que se hace mucha gente es “¿Cuántas sesiones hacen falta?”

Bien, eso va a depender de cada caso, pero en mi experiencia personal, usualmente se requiere de pocas sesiones.
Por ejemplo, para alguien que ha decidido dejar de fumar, usualmente el resultado se logra en una sola sesión. Para casos de insomnio, podrían ser necesarias dos, cuatro o seis sesiones.

Lo cierto es que la hipnosis se ha ido haciendo cada vez más popular, por ser una opción que ofrece resultados muy satisfactorios en tiempos bastante cortos, y sin el riesgo de efectos secundarios.